Menu Close

Crítica: «Buscando a Alaska» (serie)

Luego de años de esperar que lleven a la pantalla la historia contada por John Green en el bestseller “Looking for Alaska”, finalmente se concretó en formato de miniserie. Cabe destacar que desde el estreno de la adaptación cinematográfica de “Bajo la misma estrella” o hasta mucho antes, los fans de esta historia estaban en la espera de una adaptación para “Buscando a Alaska”, una espera que ha sido realmente larga. Hasta que, finalmente, salió a la luz bajo la producción original de Hulu.

Esta es la historia de Miles, un adolescente estadounidense que a su corta edad siente que no ha vivido lo suficiente, que no ha experimentado una verdadera aventura, por lo que emprende una búsqueda de su “Gran quizás”. Es así como toma la decisión de ir al internado al que años atrás asistió su padre, el “Culver Creek”, y es ahí donde conoce a Alaska, el Coronel, Takumi y Lara. Dando comienzo su búsqueda por el gran quizás, pero en el camino ocurrirán sucesos que lo obligarán a intentar resolver el conflicto del laberinto, de cómo salir de él.

Han pasado casi 15 años desde la publicación del libro y este detalle se mantiene en la serie, considerando que todo transcurre en el 2005. Y en parte eso también es lo que llama la atención en “Buscando a Alaska”, su estética y fotografía vintage la hacen confortable a la vista. A parte de que sus actores dan la sensación de ser adolescentes de los 2000´s, con sus looks típicos de esos años.

Lo bueno de esta miniserie es que si no has leído el libro y tampoco te apetece, la podés disfrutar de igual manera porque se sostiene por sí sola. Cuenta la historia tal cual es presentada en el libro, quizás agrega mínimos detalles a la historia que no afectan para nada su esencia y en algunos casos los pequeños detalles son necesarios para que la historia funcione en este otro formato.

Por otra parte, la primera escena que se nos presenta en la serie, es la de un auto destrozado en lo que aparenta ser un “accidente” y  si bien esto tenía la intencionalidad de que no nos centremos tanto en el duelo de la tragedia que se presentará más adelante, sino más bien en las relaciones que mantendrá Miles con sus nuevos amigos. Esta manera de arrancar la historia puede ser algo negativo para los espectadores que gozan de la sorpresa de una serie y podrían sentir que la misma los “spoilea”. Sin embargo para quienes ya leyeron el libro, la historia no ofrece nada nuevo, más que como mencioné, algunos detalles novedosos, por lo que de sorpresa no hay nada, excepto quizás la química que hay entre los personajes y como estos se perciben en la pantalla.

La miniserie no se destaca demasiado en comparación a otras series sobre adolescentes, es decir sigue reproduciendo el cliché de personajes en busca de aventuras, los problemáticos que fuman y beben, y que además quieren huir en busca de “algo” más grande. A su vez, tenemos todos los factores de una típica serie adolescente, por ejemplo: el chico tímido al que le gusta la chica que es un misterio por resolver, el director duro pero comprensivo, el profesor sabio, los nervios de una primera cita, el baile, las rivalidades entre grupos causadas por las diferentes clases sociales, las bromas, etc. Además plasma perfectamente la crisis característica de esta etapa de la vida, que es la búsqueda de la identidad.

Lo que más destaco de “Buscando a Alaska” y es lo que la hace diferente con respecto a otras series del género, es lo reflexivo de su planteamiento y el ritmo pausado que lleva. Si bien John Green en las páginas de su libro logra hacer que más de uno se replantee su existencia de manera más profunda, en la serie eso es lo que más pierde peso. Y los momentos en que la serie invita a una reflexión siempre son en las escenas en que toma el mando el Dr. Hyde, que es sin dudas el personaje mejor logrado. Pero a pesar de estos detalles, no se puede negar el hecho de que esta miniserie logra llegar al corazón de todos sus espectadores, ofreciendo una sensibilidad extrema que no todas las series adolescentes pueden lograr.

En síntesis, “Buscando a Alaska” es una miniserie que funciona a medias. La trama en general es buena, pero no está llevada a cabo de la mejor manera, debido a que, durante toda la serie, hay una sensación de que hay que llegar hasta el final de la temporada para que ocurra algo interesante que desencadene todo. Sin embargo, los actores son quienes se ganan el cariño del espectador y son quienes captan de principio a fin su atención, siendo sin dudas el encanto de toda la miniserie.

Sin dudas, es una serie que invito a verla, no solo para reflexionar sobre las realidades adolescentes sino también para simplemente disfrutarla. Tiene defectos, sí, pero eso solo resalta el hecho de que algunas cosas podrían haberse resuelto de mejor manera, sin embargo la historia con su trama resultan ser un acierto a la hora de llamar la atención del público adolescente.

Mi calificación final para “Buscando a Alaska” es de 5.5

-Carla M. Vallejos @kurca

Posted in Critica, Series

Contenido relacionado

Dejá un comentario